"La complicidad de Condesa y Susana en "Las Bodas de Fígaro" de Mozart"

por Ana Higueras,
Catedrática de Canto de la Escuela Superior de Canto de Madrid, mayo 1994


"Le Mariage de Figaro " o "La folle journée" es la segunda de las obras junto con "Le barbier de Sevilla " y "la mére coupable " de la trilogía de comedias que escribe Pierre Agustín Caron de Beaumarchais . Al "Barbero de Sevilla" le pondría música primero Paisiello en 1.782 y posteriormente Rossini en 1.816.
Quizás el enorme éxito que tuvo en Viena la representación del "Barbero de Sevilla", de Paisiello en 1.783, llamara la atención de Mozart sobre la comedia de Beaumarchais.

Beaumarchais describe la trama de "Le Mariage de Fígaro" así: " Un grande de España se enamora de una muchacha a la que pretende seducir, y las artimañas que esta joven, su prometido y la esposa del gran señor tienen que tramar para que fracase el proyecto de éste, al cual su fortuna , rango y prodigalidad le facilitan el camino para conseguir su fin. " Esta descripción de Beaumarchais de la trama de su comedia se ajusta mejor al libreto de Mozart - Da Ponte que a la versión definitiva de su comedia, donde la crítica socio - política parece ser su principal fin.

"Le Mariage de Fígaro " se estrena en París el 27 de abril de 1.784, después de haber sido prohibida su representación por Luis XVI en repetidas ocasiones por su contenido tendenciosamente revolucionario. "Cést detestable, cela en será jamáis joué", dice Luis XVI después de haberla leído. También Napoleón en una visión retrospectiva señala: "Dans "le Mariage de Fígaro ", la révolution est déja en action."
El estreno en Viena de la escandalosa comedia de Beaumarchais previsto para el 3 de febrero de 1.785 por la compañía de Schikaneder, es prohibida unos días antes de su representación por el Emperador José II.

Las dificultades que Mozart y Da Ponte tuvieron que sortear para conseguir la autorización del Emperador
José II y poder representar "Las Bodas de Fígaro" fueron innumerables. Fue fundamental en este logro la habilidad y diplomacia de Da Ponte muy avezado en la lucha contra las intrigas de la corte. Da Ponte tiene una entrevista con el Emperador donde convence a este de lo inofensivo del libreto que él y Mozart han escrito, eliminando toda alusión política o social que hubiera en el original.

Mozart escribe "una comedia per musica" donde los personajes principales, que en Beaumarchais resultan un tanto frívolos y superficiales representantes de una nobleza ya en decadencia, son seres humanos con problemas humanos con reacciones humanas por eso consigue que tanto la acción de la obra como los personajes sean dramática y humanamente actuales.

La acción en la obra de Mozart se convierte en un acontecer vertiginoso de situaciones y enredos donde los personajes llevados por esta corriente saldrán airosos gracias a sus habilidades desarrollando el ingenio, la astucia y la improvisación. Dentro de este agitado y continuo acontecer
de situaciones a veces extremo, Mozart es capaz de dejar la acción en suspenso y crear de pronto un clima de recogimiento e intimidad donde sus personajes puedan interiorizar y expresar sus sentimientos más nobles y sinceros.

De los once personajes que aparecen en la versión de Mozart - Da Ponte, me ha interesado profundizar en dos; La Condesa y Susana, su camarera . La relación de estos dos personajes en la obra de Mozart me parece de una gran importancia en el desarrollo de la misma. La complicidad sería el rasgo más sobresaliente de esta relación. Dos mujeres juntas que necesitaran de su inteligencia, astucia e ingenio para conseguir un mismo fin, recuperar a sus respectivos esposos, la Condesa el amor y fidelidad del Conde y Susana llevar a buen fin su boda con Fígaro.

La Condesa confiará a Susana su inquietud por el desamor de su esposo, Susana buscará apoyo en La Condesa para realizar su boda con Fígaro. Este interés común para conseguir un mismo fin las lleva a crear una serie de situaciones que darán lugar a la acción de la obra.

La complicidad entre ambas mujeres propicia y encubre ese, en apariencia, inofensivo juego amoroso entre La Condesa y Querubín que Susana alentará como diversión. Mozart apunta esta relación entre los tres personajes con una gran delicadeza. Querubín en su primer recitativo con Susana dice ,- "felice te , que puoi vederla cuando vuoi, che la vesti il mattino , que la sera la spogli....". Mas tarde, Beaumarchais desarrollará esta relación de forma más burda en "La mére coupable ", donde la Condesa llega a tener un hijo ilegítimo con Querubín; desenlace que nunca llegaría a conocer Mozart. Querubín trata también de enamorar a Susana, " io vado via, io non ti vedo piú Susanna mía ". Susana le responde, " ma dunque non piú per la Contessa secretamente il vostro cor sospira ". Las dos mujeres, en cierta manera, se sienten atraídas por Querubín, les atrae su belleza y su entusiasmo de joven adolescente. Kikergaard hablará de Querubín como un futuro D. Juan o un D. Juan adolescente. Mozart pudo inspirarse en su propia adolescencia para crear el personaje de Querubín.

Otro triángulo importante entre los personajes está formado por Condesa, Conde y Susana, quien no siente el más mínimo reparo en confiar a la Condesa los devaneos e insinuaciones del Conde hacia ella. Susana hará lo que su señora le diga aún a riesgo de que el Conde descubra el juego y tome represalias contra ella impidiendo su boda con Fígaro.

La Condesa aparece por primera vez en escena al comienzo del segundo acto, cantando una de las arias monologo de la obra. Mozart crea en esta aparición de la Condesa uno de los momentos mágicos de la obra, la acción queda suspensa en el aire y
los sentimientos mas profundos de su personaje se interiorizan y expresan con maestría. Comienza el acto con la introducción de orquesta donde Mozart crea el clima de intimidad del aria, la Condesa canta su "cavatina" y expresa su profundo dolor y melancolía por el desamor de su esposo, "O mi rendi il mio tesoro ,o mi lascia almen morir ".

La Condesa buscará en Susana y Fígaro ayuda para recuperar el amor de su esposo y traman entre los tres un plan para distraer la atención que el Conde ha puesto, obsesivamente, en Susana. Fígaro propone el siguiente plan: La Condesa y Susana disfrazarán a Querubín de mujer para que acuda en lugar de Susana a una cita que ésta concertará con el Conde en el jardín. De esta forma las dos mujeres podrán burlarse del Conde y darle un escarmiento. Susana canta su aria "Venite inginocchiatevi " mientras ella y la Condesa disfrazan a Querubín de mujer, la escena está impregnada de un sutil erotismo donde las dos mujeres se sienten atraídas por el joven aristócrata y divertidas se dejan llevar por el juego cuando de pronto aparece el Conde y Querubín se tiene que esconder en el "gabinetto" de la Condesa saltando
por la ventana mientras el Conde se ausenta para buscar una llave para abrirlo, siendo descubierto en el siguiente acto por el jardinero. El Conde siente celos de La Condesa, piensa que en su vestidor tiene escondido a su amante. Él si puede tener amantes, su esposa de ninguna manera, esto sería una deshonra para su hombría.

La complicidad de las dos mujeres en el terceto con El Conde , escena IX, consigue dar un giro total en la actitud ofendida del Conde, convirtiéndole en culpable y ellas en las ofendidas. Las dos mujeres permanecen durante todo el acto en escena llevando la acción del principio al fin. Aparece Fígaro en escena y no acierta a seguir el juego de la Condesa y Susana por lo que deciden prescindir de él después de fallar su plan estrepitosamente y llevan solas un nuevo plan adelante.

Al comienzo del tercer acto la Condesa le pide a Susana que hable con el Conde y le proponga una cita en el jardín, " De esto a Fígaro no debes decir nada", recomienda la Condesa a Susana. La Condesa pide aún más, concertar esta cita en un punto determinado y a través de una carta que la Condesa dictará a Susana en el dúo "Canzonetta sull´aria ", escena X del tercer acto, donde Susana en forma de eco repite y escribe lo que la Condesa le dicta. Este es otro momento sublime de la obra donde más claramente se manifiesta la complicidad de las dos mujeres y donde Mozart crea magistralmente y en corto espacio de tiempo ese clima de calma y encantamiento que suspende durante unos minutos el ritmo acelerado de acontecimientos. Imágenes

Dentro del tercer acto la Condesa canta su segunda aria, en ella vuelve a analizar su situación y a recordar los momentos felices pasados con el Conde. En el recitativo que sirve de introducción al aria, la Condesa expresa su humillación por la situación a la que le ha llevado " un cruel esposo " y por tener que recurrir a su sirvienta para poder recuperar el amor de su esposo. En el "andantino" la Condesa echará de menos los momentos de dulzura y placer pasados junto al Conde y, por fin, en el " allegro final" ve una cierta luz de esperanza y de recompensa a su constancia. Las dos arias de la Condesa no existen en el libreto original de Beaumarchais, Mozart crea estas situaciones para dar importancia musical y dramática al personaje, de esta forma lo dignifica y humaniza, lo mismo hará con el personaje del Conde en su aria de este mismo acto, dándole la posibilidad de demostrar su hombría y su dignidad, y también su humillación al tener como rival de su amor por Susana a su propio criado.

La complicidad de las dos mujeres va creciendo a lo largo de la obra. La relación que se produce entre estos dos personajes es de hermandad, de amista entrañable, de total confianza. A pesar de la relación estrecha que existe entre ambas mujeres, siempre estará presente entre ellas la conciencia de su diferencia social; Susana actuará como subordinada, estará en su sitio, obedecerá y respetará a La Condesa en todo momento, mientras que La Condesa mandará con cariño y afecto sobre Susana.

Esta complicidad llegará a su punto culminante en el cuarto acto, donde Condesa y Susana intercambian sus vestidos y esto origina una total confusión en el resto de los personajes. Fígaro cree que Susana se ha citado con el Conde, a espaldas suyas, en el jardín por otro lado el Conde cree cortejar a Susana cuando en realidad lo hace a su propia esposa y de esta forma consiguen confundir al resto de los personajes.

Susana en medio de esta confusión canta su aria con recitativo, "De vieni non tardar ". La intención de Susana es confundir con sus palabras a Fígaro que la observa escondido detrás de un arbusto. En el recitativo que sirve de introducción al aria, Susana olvidará su primera intención dejándose llevar por la belleza de la música y el encanto del espacio donde se encuentra y dedicará sus palabras, en cuerpo y alma, a su amado Fígaro. Este singular olvido de Susana en su aria del cuarto acto, lo describe Paumgartner en su biografía sobre Mozart como: " Uno de los momentos más geniales de la literatura musical de todos los tiempos ". La magia que cautiva a Susana en esta escena cautivará al público que la escucha.

En la escena final de la obra se deshacen los malos entendidos y hay una reconciliación general. El Conde pide perdón a La Condesa, en uno de los momentos musicales más sublimes de la obra , "Condesa perdono ..." . Con el arrepentimiento del Conde, Mozart dignifica a este personaje. En la comedia de Beaumarchais la Condesa es quien pide perdón.

Concluyendo. Creo que Mozart da el protagonismo de su obra, deliberadamente, a estos dos personajes femeninos y demuestra cómo a través del ingenio, la inteligencia y la astucia consiguen el fin que se habían propuesto. Mozart demuestra conocer perfectamente la psicología femenina, su forma de reaccionar ante diferentes situaciones, sus sentimientos, su sensibilidad e inteligencia. Crea dos personajes reales y humanos que convierte en intemporales, donde la época, el siglo XVIII, en que los sitúa es lo de menos.


Bibliografía

Lorenzo Da Ponte, "Memorias"
B . Paumgartner, "Mozart"
Alfred Einstein, "Mozart"
Joachin Kaiser, " Mein Name ist Sarastro"
Stefan Kunze, "Mozarts Opern"

Partitura
W.A . Mozart, "Le nozze di Figaro " , Klavierauszug mit Text . Edition Breitkopf .



Trabajo que realiza ANA HIGUERAS para los "Gupos de trabajo de Catedráticos"
de la "Escuela Superior de Canto de Madrid"

© Copyright del texto pertenece a ANA HIGUERAS




Ana Higueras
escritos